Todo sobre el Calabacín

¿Qué es el calabacín?

Es una planta herbácea, familia de las cucurbitáceas, también llamada zucchini o zapatillo.

Características del calabacín

Tiene forma alargada, como una gran baya carnosa; su piel es robusta y verde, con tonalidades que no producen efecto alguno en su sabor. Ahora bien, su tamaño varía según la subespecie y puede llegar hasta los cincuenta centímetros de largo y doce de diámetro. Por otro lado, su sabor puede describirse como ligeramente amargo y al momento de consumirlo puede notarse la gran cantidad de agua que contiene.

Origen y significado de la palabra calabacín

Si bien existen discusiones en cuanto al significado de su denominación, podría decirse que al ser miembro de la familia cucúrbita, cuyos ejemplares tienen una gran cascara, dicha denominación puede derivar de otra hortaliza: la calabaza, miembro igualmente de las cucúrbitas; en efecto, “cal” denota casa o refugio.

No obstante lo anterior, el calabacín también es conocido como zuccini, denominación que deriva de la lengua toscana de zucchino, proveniente de la voz italiana zucchina.

Nombre científico del calabacín

Su nombre científico es el Cucúrbita pepo, aunque, de manera habitual, se le conoce como calabacín, zapallito o zuccini.

¿De dónde es originario el calabacín?

Si bien no se ha establecido claramente su origen, hay investigadores que lo posicionan en Asia meridional y otros en América Central; regiones que presentan un entorno tropical idóneo para el cultivo y desarrollo apropiado de esta hortaliza.

Cabe destacar que el calabacín ha sido consumido desde las épocas antiguas de los griegos y romanos, y dicho consumo fue posteriormente propagado por los árabes alrededor del Mediterráneo, entrando como platillo habitual en las cocinas medievales de manera formal, y siendo mayormente popularizado a partir de la II Guerra por el norte de Europa.

Propiedades y beneficios del calabacín

Es reconocido por ser bajo en calorías pero alto en agua y fibra y vitamina C; además es de fácil digestión y cuenta con un tenue efecto laxante.

¿Para qué sirve el calabacín?

Es ideal para quienes deseen adelgazar, debido a su aporte en agua y bajas calorías. Asimismo, favorece a la piel, por lo que se aconseja no quitarle la cáscara y cocinarlo antes de los cinco días para no perder todos sus nutrientes. De igual forma, es un aliado cuando se padece de gastritis y estreñimiento, debido a su contenido en fibras.

Temporada del calabacín

Siendo su predilección el entorno tropical, esta hortaliza es típica del verano, aunque puede conseguirse durante todo el año. No obstante, se considera que su temporada alta y donde están más sabrosos es en la época de julio y septiembre, por lo que no es de extrañar que en las ensaladas veraniegas este particular ejemplar este siempre presente.

Características de la planta del calabacín

Es una planta que puede llegar hasta los diez metros de longitud y se caracteriza por ser rastrera, su tallo es de forma acanalada y recuerda a un aspecto sarmentoso y áspero. Los frutos son oblongos, es decir, más largos que anchos y tienden a variar considerablemente su longitud, dependiendo de la variedad que se trate.

Su cáscara es dura, lisa y varía en color de acuerdo a la estacionalidad, siendo las de mayo o junio de piel verdi-blanca, mientras que las sembradas durante marzo son de piel oscura. Existen variantes de un tamaño considerablemente menor al habitual, al cual se le denomina “baby” y es empleado generalmente en platos especiales con verduras en miniatura o alguna decoración en específico. Nótese que en cualquiera de sus presentaciones, mantiene su sabor y textura.

Características de las hojas del calabacín

Las hojas pueden describirse como pubescentes, es decir, con vellosidades y de forma acorazonada y de remate lobulado. Durante su cultivo debe vigilarse el estado de éstas, dado que de ellas puede producirse una tonalidad blanquecina que al tacto evoca al recuerdo de un polvillo y puede tratarse de un hongo que ataca este tipo de plantas, cuyo nombre es Oídio. Para combatirlo se recomienda retirar las hojas con dicha coloración; además dependiendo del caso, pueden emplearse funguicidas específicos.

Flor de calabacín

Esta flor tiene un tono amarillo bastante llamativo. En ambos sexos el cáliz está unido a la corola, pero las flores masculinas tienen estambres soldados en forma de pilar. Es importante destacar además que son comestibles y su presencia se encuentra en diversas gastronomías como la japonesa, italiana y hasta mexicana.

Al gusto, exhiben un sabor delicado y fino: es ligeramente dulce con un toque amargo, son de textura crocante y “zuccini” es como son llamadas en italiano. Las flores masculinas se hallan al margen con un tallo muy largo, además de pistilos delgados y ricos en polen. Por su parte, las flores femeninas están en la parte superior del fruto y su pistilo es carnoso pero más corto.

Semillas del calabacín

Las semillas se encuentran en el interior del fruto y son de color blanco con un tinte ligeramente amarillento, de forma ovalada y alargada, con terminación puntiaguda, lisa al tacto, con una hendidura longitudinal paralela al borde exterior. Asimismo, tiene una anchura de 0.6 a 0.7 centímetros, una longitud de 1.5centímetros y un grosor de 0.1 a 0.2 centímetros.

Raíz del calabacín

La raíz de esta hortaliza se hunde verticalmente a partir del tallo, es decir, es axonomorfa, por lo que se desarrolla en gran medida en comparación a las secundarias, las cuales se extienden superficialmente.

Descubre más beneficios y más propiedades de otras verduras y frutas: